Cuadernos de

Medicina Forense

  Inicio | Presentación | Revista | Cuerpo Editorial | Normas de Publicación Suscripciones | Contacto   

COMENTARIO DE LIBROS

 


EL ÉXTASIS (MDMA) LUNA DROGA SIN PROBLEMAS?. Editorial Libro del Año S.L. 79 pags. Madrid 1994.

 

En el texto se recogen las diferentes ponencias de la Mesa Redonda celebrada en Madrid, tras la Sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Nacional de 12 de enero de 1994 que consideraba el Éxtasis o MDMA como droga no productora de grave daño a la salud, ateniéndose a la prueba pericial en la que se hacía notar la indiscutible autoridad de Shoulgin y en contra de los firmes criterios de los Médicos Forenses a cuya línea se incorporan las conclusiones reflejadas en este libro.

 

Los dos primeros ponentes, Magistrado del Supremo y Fiscal para la Prevención y Represión del Tráfico de Drogas, exponen en mas de la mitad de la monografía la necesaria visión jurídica. Siguen otras tres ponencias en cuyo solo comentario nos detendremos.

 

La tercera ponencia, presentada por miembros del Servicio de Información Toxicológica, está dedicada a los efectos fisiopatológicos y tóxicos de la droga, con señalamientos tan importantes del mecanismo de acción no aclarado y quizás múltiple, la no correlación de los niveles en sangre con los efectos de la sustancia, las diferencias de la acción estimulante del SNC (buscada), con la simpaticomimética (adversa) y alucinógena (solo a dosis mayores) y las dificultades planteadas por la base fundamental de experimentación animal y de casos clínicos aislados. Sobre todo ello la valoración pronóstica, en contestación a la pregunta del subtítulo del libro: hay una toxicidad aguda, que va mas allá de lo alucinógeno y simpaticomimético y que puede manifestarse como crisis de pánico, depresión, convulsiones, delirio, rabdomiólisis, CID, necrosis hepática, fallo renal agudo, hipertermia maligna y distress respiratorio. Hay estadísticas de mortalidad de hasta cinco casos, como los contabilizados por Cimbura en 1972, y hay una toxicidad crónica indistinguible de la esquizofrenia paranoide salvo reversibilidad por abandono de droga.

 

La cuarta ponencia se detiene en los aspectos psiquiátricos y sociológicos, incluyendo la opinión sobre el ocasional e histórico uso terapéutico. La última fundamenta las anteriores porque habla de la experiencia que es la que solo autoriza a hablar. De los casos registrados en el Servicio de Información Toxicológica es del mayor interés el dato de que el 84% de las consultas provengan de la medicina hospitalaria, indicativo de frecuencia de gravedad. Se dan también los importantes datos de la existencia de dos casos de muerte y la concordancia de los datos con los dados por el SIT de Londres.

 

En resumen, puede decirse que el libro, que cuenta al final con una amplia bibliografía, expone claramente una toma de postura y lo hace con concisión y rigor, viéndose en ello la acción directora de Cabrera Forneiro. La tesis está en una de las ponencias como conclusión, pero puede hacerse general: en España hay unas tasas de alcoholismo, de adicción a la heroína, de paro, de alteraciones psíquicas y de consumo compensatorio de psicofármacos tan elevadas como para calificar de inaceptable e irresponsable cualquier intento de abrir las puertas alegremente a drogas como la MDMA.

 

Dragy

 

 

 

 

Éxtasis. Aspectos farmacológicos, psiquiátricos y médico-legales. J. Bobes. Ediciones en Neurociencias. 141 pp. Barcelona 1995.

 

Los niveles de difusión alcanzados por las drogas de diseño, están haciendo intervenir a cuantos se interesan por su peligrosidad. En este caso se dedica el quinto título de la colección de Monografías de Neurociencias, a cargo de J. Bobes, del Área de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Oviedo, al tratamiento por separado de los aspectos farmacológicos, psiquiátricos y médico-legales del Éxtasis.

 

Los aspectos farmacológicos y toxicológicos están expuestos por M.I. Colado y P. Lorenzo, del Departamento de Farmacología de la Complutense, en un capítulo que describe los efectos de la droga, en que no insistimos por estar comentados en otro lugar de esta misma sección, fijándonos aquí mas en los datos experimentales que indican la diferencia de estas drogas entactógenas, desde su propia actividad, con las aminas estimulantes y alucinatorias, la tendencia observada tras la administración repetida a que solamente se incrementen los efectos negativos, la atribución de los efectos a la disminución de concentración de la serotonina, así como de su metabolito ácido 5-hidroxündolacético y su enzima limitante 5-triptofanohidroxilasa y la posibilidad de formación de un desconocido metabolito tóxico. Otros datos tienen un interés mas que académico, como el saber que los efectos inmediatos son producidos en células intactas y que los de largo plazo lo son por destrucción de axones que pudiera ser irreversible y el conocimiento de sustancias con efectos neuroprotectores en contra de la acción de la MDMA como el clormetiazol, la dizocilpina o el pentobarbital. Mas importante todavía es que se anuncie que la FDA haya autorizado investigaciones limitadas en humanos y que existan trabajos iniciados hace cinco años todavía no publicados.

 

Para los aspectos psiquiátricos se incorporan al equipo de BOBES otros del Servicio Regional de Salud Mental de Asturias y de la Unidad de Toxicomanías de Sant Pan en Barcelona. De este capítulo destacamos la descripción por Schecter de tres fases: aguda (menor de 24 horas y con manifestaciones subjetivas simpaticomiméticas), subaguda (mayor de 24 horas, con ansiedad y trastornos depresivos y cognitivos que en un 1 % pueden durar hasta un mes) y crónica (cuadros preferentemente atípicos que encuadra en seis grupos: psicosis, depresión, ataques de pánico, flashback, trastornos cognitivos y de memoria y otras alteraciones). También valen en este capitulo las consideraciones sobre las limitaciones de los estudios revisados, tanto básicos como coyunturales.

 

El tercer capítulo se dedica a la consideración jurídica, expuesta con orden y claridad por el letrado S. Herrero, siendo un capítulo mas legal que médicolegal, pero de indudable valor para el ejercicio forense.

 

Por último, y antes de mas de veinte páginas de bibliografía, hay un epílogo de gran oportunidad con dos afirmaciones: esta droga es que mas se puede parecer al prototipo imaginado como ideal en el Mundo Feliz de Aldous Huxley, pero como todas, para producir modificaciones placenteras tiene que interferir en la neurotransmisión, alterando funciones cerebrales fisiológicas. Contra esta droga y contra todas, solo cabe el fortalecimiento ético-moral e incluso religioso y en la armonización del derecho a la salud y del derecho a la libertad con preferencia del primero.

 

Dragy

 

 

 

 

DSM-IV Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Masson S.A. 909 pp. Barcelona 1995.

 

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales ha alcanzado la categoría de instrumento universal de trabajo, quedando fuera de nuestro objetivo crítico. Solamente lo incluimos en esta Sección para dejar constancia de su aparición en edición española dirigida por J..T. López Ibor.

 

Queremos destacar que la Asociación Ame­ricana de Psiquiatría ha considerado que la mayor innovación del DSM I V ha consistido mas que en los cambios específicos realizados, en el proceso sistemático de elaboración, lo que da idea de la constante e ingente actividad que lo respalda.

 

Del máximo interés en nuestro caso es el amplio apartado que se dedica en la Introducción (páginas XXII y XXIII) al uso del DSM IV en Medicina Forense, haciendo observar que las categorías, criterios y definiciones pueden ser mal interpretados o incorrectamente empleados, en base a las discrepancias existentes entre la cuestión legal y el diagnóstico clínico.

 

 

 

 

Volver

 

© 2010  Cuadernos de Medicina Forense

Diseño Web: Manuel Galván