Cuadernos de

Medicina Forense

  Inicio | Presentación | Revista | Cuerpo Editorial | Normas de Publicación Suscripciones | Contacto   

Bibliofilia Médicolegal

 


Alfonso Galnares Ysern

Académico Numerario de la Real Academia de Medicina de Sevilla


 

Este libro es el primero de que tenemos conocimiento de su presentación, al menos en España, no como un texto de Técnica Anatómica sino como un tratado de Autopsia Judicial, lo que lleva a las consideraciones que a finales del siglo XIX se hacían sobre dos tipos de autopsia, sosteniéndose que a diferencia de la Autopsia Clínica, la Judicial era distinta por su objeto y por su forma, teniendo la Autopsia Judicial un valor legal más que científico y con las connotaciones diferenciales de ser un análisis de lo particular a lo general, de investigar hechos por conocer y de reconocer como elemento de juicio el entorno del cadáver y sobre todo por la importancia del procedimiento operatorio y la mayor responsabilidad del error. Esta radical diferenciación se comprende sabiendo que en aquella época la Autopsia Clínica era predominantemente una actividad docente.


El autor denomina a su obra síntesis de materia médicolegal y considera que más que haber escrito un libro nuevo ha hecho un libro útil por la comodidad y ahorro de trabajo y de tiempo que pueden encontrar los profesionales que lo usen. Con esta idea comienza con unos apuntes históricos, a los que siguen apartados sobre doctrina general, examen cadavérico, antropometría, instrumental y metodología, ésta última con descripciones del método clásico, seguido por el autor y de los detallados por Virchow, Orfila y Mata, destacando el de este último por su mayor fundamentación anatómica y por el esmero dedicado al resultado estético y la presentabilidad del cadáver, añadiendo el criterio ecléctico de Letamendi, autor que aporta a la obra el añadido de un extenso epílogo.


Casi todo el volumen es de casuística general, lo que hace reuniendo una serie de informes de autopsia, muchas veces firmados por otros autores. En ellos se observa la prolija redacción propia de la época, el uso de términos al uso (necróptico, apresto, estathometría, bímetro, marchitamiento y meliotomía entre otros). También es de interés destacar la separación de la autopsia en dos fases, siendo la primera sobre el cadáver entero y la segunda sobre órganos aislados, fases que son denominadas respectivamente "a pie firme" y "de labor sedentaria" y todavía de mayor interés el considerar como condiciones obligadas de la Autopsia Judicial el que sea prudente y práctica.


Intercalados con los informes anteriormente dichos, el autor se detiene no solo en consideraciones técnicas, sino que aborda problemas de etiología médicolegal con gran acierto y con aseveraciones todavía hoy válidas.


Una segunda parte del libro está dedicada a las exhumaciones y una tercera a lo que es llamado compilación, para nosotros con el interés de ver la escasez de Reales Órdenes y Decretos de entonces y de ver entre lo escrito el reglamento de régimen interior del Cuerpo Médico Forense de Madrid de 13 de diciembre de 1893.

 

Volver

 

© 2010  Cuadernos de Medicina Forense

Diseño Web: Manuel Galván