Cuadernos de

Medicina Forense

  Inicio | Presentación | Revista | Cuerpo Editorial | Normas de Publicación Suscripciones | Contacto   

EDITORIAL

 


 

La Medicina Legal y Forense, ese oscuro objeto del deseo. Es frecuente que entre las especialidades médicas exista un solapamiento de sus actividades, motivado porque una misma situación médica pueda ser abordada por dos especialidades diferentes, con sus puntos de vista peculiares del problema, dos especialidades que tienen competencias y pueden aportar soluciones científicamente aceptadas. Pero en Medicina Legal y Forense, hablar en términos de "especialidad médica" exige la delimitación del campo profesional que comprende, ya que es patente la escasa definición de las lindes con otras actividades médicas o de otras ciencias forense y, como vecinos mal avenidos, surgen conflictos sobre la "propiedad" de las zonas limítrofes al no estar bien señalas por su legítimo y antiguo dueño. Tal situación se nos muestra a todos los niveles, desde el práctico al docente: tanto otras especialidades médicas se adentran en el terreno "asistencial" legal y forense, como otras áreas médicas de conocimiento reclaman para sí a efectos docentes materias propias de nuestra especialidad.

 

En ocasiones, desde dentro, se experimenta la sensación de que la Medicina Legal y Forense es "ese oscuro objeto del deseo" de otras especialidades o áreas médicas que, como países en expansión, tienen puestos los ojos en las riquezas del vecino, a sabiendas de que, carentes de una persoanlidad definida,  no puede defenderse de lo que para otras especialidades, lejos del simple solapamiento de competencias, sería una ingerencia e incluso una situación de intrusismo. Un enfoque de este problema se plantea en el artículo titulado Una alerta en África, que presentamos en este número, en relación con la investigación de las grandes catástrofes y las actividades de investigación a cargo de los cuerpos de seguridad del estado.

 

Son muchas las situaciones conflictivas en relación y sería muy largo mencionarlas en estas breves palabras, así como analizar las causas que han dado lugar a este fenómeno, pero no quiero dejar de insistir, siguiendo el símil geopolítico, en que la defensa de las fronteras de un país corresponde a los propios habitantes. Si los propios profesionales de la Medicina Legal y Forense opinan que la psiquiatría (más exactamente las implicaciones de los procesos: responsabilidad, imputabilidad, capacidad....) es de los psiquiatras, los diagnósticos tanatológicos definitivos del anatomopatólogo, la investigación criminalística de la policía científica y así sucesivamente, estamos vaciando de contenido nuestra propia especialidad y corremos el riesgo de indefinición y pérdida de personalidad, con la consecuente pérdidad de competencias.

 

Una vez más, se vislumbran respuestas al problema planteado a través de la estructuración en centros que agrupen servicios y secciones, que concreten la especialización y superespecialización que el ejercicio profesional necesita. Pero si existen problemas de definición y competencias en la especialización, de la superespecialización... hablaremos otro día.

 

Volver

 

© 2010  Cuadernos de Medicina Forense

Diseño Web: Manuel Galván