Cuadernos de

Medicina Forense

  Inicio | Presentación | Revista | Cuerpo Editorial | Normas de Publicación Suscripciones | Contacto   

EDITORIAL

 


 

La actividad médicoforense se ve afectada, en ocasiones zarandeada, por diferentes sucesos de la vida social con repercusión social y judicial. Una de estas situaciones ha sido el reciente desastre ecológico de Aznalcóllar donde, por rotura del dique de contención, se vertieron toneladas de residuos tóxicos procedentes de la minería, principalmente metales pesados, a los campos adyacentes, con la extensión del problema a distancia por afectación de cuencas fluviales y aguas subterráneas.

 

Tales situaciones provocan una sobrecarga en la actividad forense por cuanto aparecen reclamaciones de indemnizaciones, subvenciones y otras formas de resarcimiento del perjuicio que, ya sea por trabajar en labores de limpieza, por vivir en las cercanías del lugar siniestrado, por sentirse afectado, contaminado o por otra circunstancia que se relacione, la Medicina Legal y Forense es la encargada de peritar ante la posibilidad de relacionarse con la toxicidad de los vertidos.

 

Aparte de la sobrecarga cuantitativa de trabajo (se ha nombrado un juez especial para el caso, pero no un forense) está la cualitativa: diagnosticar los verdaderos afectados de patologías y secuelas que en ocasiones no están descritas en la literatura médica. Frecuentemente surge la duda de si "tendrá esto que ver con..." La idea del médico forense en el juzgado, solo, con un maletín en el mejor de los casos, frente a esta situación o cualquier otra que puede llegar a ser aún más compleja, evoca a la medicina rural de principios de siglo y no a la medicina de equipo de los tiempos actuales. No es necesario exponer, por suficientemente demostradas en Medicina, las ventajas de trabajar en grupo sobre un caso complejo, ya sea sobre temas de tanatología, valoración del daño, responsabilidad, psiquiatría, maltrato infantil, toxicología o cualquier otro de los aspectos legales de la medicina en su relación con la justicia.

 

La idea de una Medicina Legal y Forense eficaz debe pasar por la idea de la medicina de equipo. No hay otra forma. El aislamiento en la medicina forense sólo conduce a enquistar los errores y a la incapacidad de abarcar los problemas que la sociedad plantea cada vez más complejos. Las sesiones clínicas, la puesta al día bibliográfica, la aplicación de protocolos validados, las bases de datos, etc, son los medios de que la ciencia médica actual se vale para su propio reconocimiento, sólo así podremos estar seguros de lo que hacemos y de lo que decimos.

 

Volver

 

© 2010  Cuadernos de Medicina Forense

Diseño Web: Manuel Galván