Cuadernos de

Medicina Forense

  Inicio | Presentación | Revista | Cuerpo Editorial | Normas de Publicación Suscripciones | Contacto   
Cuad Med Forense 1997 9:99-100

Síndrome depresivo mayor latente cristalizado como consecuencia de traumatismo.

 

II JORNADAS ANDALUZAS SOBRE VALORACIÓN DEL DAÑO CORPORAL

Sevilla, 1995

 


M. Molina Arias de Saavedra (1) y A. Serratosa Sánchez de Ibargüen (1)

 

(1) Médicos Forenses. Huelva (España).


 

OBJETIVOS

Nos planteamos con esta comunicación el dar a conocer un caso de cuadro depresivo mayor que se ha desarrollado a consecuencia de un traumatismo físico. Consideramos que es de interés por cuanto existía un terreno abonado para el desarrollo del mismo, si bien, posiblemente, de no haber existido el traumatismo no hubiera llegado a cristalizar, o, al menos, no lo habría hecho con las características de gravedad con que fue observado. El caso se puede resumir como sigue:

 

D.T.P. de 55 años, que se declara viuda, pero a quien en realidad el marido abandonó, sin antecedentes patológicos de interés, sufrió un atropello que le provocó fractura de ambas ramas pubianas. Como tratamiento se le prescribió reposo absoluto durante cuarenta y cinco días.

 

Un mes antes de sufrir estas lesiones, su hijo, de 21 años de edad y con quien convivía, había fallecido a consecuencia de una cardiopatía congénita que le había sido diagnosticada unos años atrás. Este hijo es el menor de dos hermanos, siendo la mayor una mujer, ya casada y que vive en otro domicilio.

 

Refiere que desde la muerte de su hijo había experimentado un cuadro de tristeza, soledad y vacío interior que trataba de superar saliendo a la calle, visitando a su hija, y, en fin, distrayéndose un poco.

 

A raíz del encamamiento comenzó con una intensa tristeza, inhibición psicomotriz (no puede realizar las tareas domésticas), aislamiento (no quiere salir de casa), desinterés por todo, insomnio, anorexia y refiere ideas de "deseo de estar con su hijo", e incluso dice ver "sombras" por la casa.

 

Sus fracturas están consolidadas, quedándole como secuela física un cierto dolorimiento en región pubiana que se corresponde con las zonas de fractura.

 

Volver

 

© 2010  Cuadernos de Medicina Forense

Diseño Web: Manuel Galván